Un enorme elefante aplasta sin proponérselo un hormiguero y las hormigas enfurecidas por este hecho se lanzan a él. El elefante se sacude y se caen todas al suelo menos una, que se queda colgando del cuello del elefante y las otras que habían caído le gritan desde el suelo: ya es tuyo, ¡ahórcalo ahórcalo !.

  •  
  •  
  •